DF, por Patricia Kanacri

  1. Inicio
  2. Relatos Taller Creación Narrativa
  3. DF, por Patricia Kanacri
Etiquetas: ,

¡Quédate donde estás y no te atrevas a bajar!,  le ordeno en un grito desesperado,  mientras corro hacia el mar, con el viento que me revuelve el pelo, que me tapa los ojos, ya sin ninguna compostura, a medida que me enredaba en mis propias piernas.

La noche anterior, había sido de ensueño.

Entro a la disco y lo veo en un grupo, me descubre y abre la boca, como pasmado. Yo debo de haber estado en una situación similar, porque mis amigas me tiran del brazo y me llevan a la pista a bailar. Se me acerca y sin mucho que decirnos, nos movemos al ritmo de la música  con la mirada fija uno en el otro. Aun así, conversamos a pesar de mis amigas, del ruido y de mi ex.

Al día siguiente, me invita a un balneario en la costa, donde podríamos pasar el día para conocernos mejor.

Nos sentamos en una de las mesas en la terraza para almorzar, mirando el mar, trato  que no se me note el nerviosismo, creo que va a escuchar mi corazón desbocado, como lentamente, no me vaya a atorar, o de vuelta la copa de vino, ¡o qué sé yo!

Empezamos a recorrer en auto la playa, ahí cerca de las olitas que reventaban, recibiendo el viento en plena cara, él me toma de la mano y en ese instante, siento un retortijón en mi estómago, mis maripositas están revoloteando a mil por hora. Sonrío mirándolo de reojo y pestañando como queriendo decir, ¡si, me encantas!, pero  luego viene otra puntada y otra. Necesito un baño, urgente, solo que estamos a varios kilómetros del pueblo.

Me habría preguntado que me pasa, no escucho bien,  estoy como aturdida,  con la cara contraída  y no solo la cara, me doy cuenta que es inminente, que voy a estallar, siento que empiezo a escurrir y le grito tan fuerte como puedo ¡Detén el auto y quédate donde estas!, mientras abro la puerta y me lanzo casi de cabeza y  él dice ¿En qué te puedo ayudar?

Corro hacia el mar, bajándome la ropa, saco mis zapatos, enredándome entera en mi carrera agónica, mientras todo va quedando tirado en la arena húmeda.

Él solo obedece, se queda sentado en el auto, con las manos y cabeza apoyadas en el volante. No se atreve a reír, malditos ostiones, nunca había entrado en confianza tan rápido. Muero, muero de vergüenza. DF así le llaman, diarrea fulminante.

Entrada anterior
La mano, por Ronnie Ramos
Entrada siguiente
La venganza del escritor, por Luis López

¿Te gustó el relato?
Por favor deja tu comentario.

20 Comentarios. Dejar nuevo

  • Relato ágil, bien escrito, entretenido. Buen recurso lo del título engañador que adquiere sentido en el final. Con palabras elegantes y bien combinadas convierte en literatura un tema que con palabras mal elegidas podría sonar incluso vulgar. Me gustó el uso del narrador en primera persona y en presente, lo que le da agilidad al relato.

    Responder
  • Creo que la historia debe empezar en el segundo parrafo, agregando una frase breve tal como ” habian pasado solo horas desde que lo conoci en la disco, mi estómago se encogio y parece que tambien el de él porque quedamos en vernos hoy…
    Esto lo digo porque la introducción me parece lenta…

    Responder
  • Ana M. Munster
    8 mayo, 2021 8:12 pm

    Me pareció bueno. Breve, ágil, pero no noto tanto la curva de tensión. Es como si el final fuera muy predecible.

    Responder
  • Nancy Donoso
    8 mayo, 2021 9:40 pm

    Muy divertido lo encontré genial. Un tema muy chacabano pero tratado con gracia, al principio te imaginas muchas cosas y luego chocas con algo tan natural y vergonzoso para quien lo sufre que solo queda reir

    Responder
  • Mildred Herrera
    8 mayo, 2021 9:51 pm

    Muy entretenido. Plantea una situación bochornosa, pero con un lenguaje cuidado. Muy gracioso. El título resume el contenido y se convierte en un cierre genial. Me encantó

    Responder
  • En qué te puedo ayudar?
    Leí dos veces para comprender el relato, me había perdido con las amigas y no percatar del chico a quien miraba.

    Segunda vez
    Comprendí que comienza con un flechazo….

    El título muy chico para una historia tan larga, es como un paréntesis DF……DF

    Responder
  • Fabian Fernandez Madero
    9 mayo, 2021 9:47 am

    Jajajaja muy buen final. Gracias por compartir! Me gustó mucho.

    Responder
    • Myriam Marcela Weinstein Oppenheimer
      9 mayo, 2021 12:56 pm

      Me gustó. Me imaginé que pasaría algo trágico y termina en algo totalmente distinto.

      Responder
  • Me encantó, momento bochornoso y q puede suceder en la realidad.
    Me gustaría q trabajara un poco con el suspenso

    Responder
  • Susana Bufelli
    10 mayo, 2021 10:21 am

    Muy buena historia. Suele suceder ja, ja.
    No imginé el final. Muy creativo. La imaginación es una tela de araña que va y viene
    .No siempre está de nuestro lado.
    Aquí está desplegada a pleno.
    Felicitaciones!!

    Responder
  • me encantoa quie no le ha pasado la cuenta la comida jijiji sutil me encanto

    Responder
  • Hola si me Gusto mucho, las pausas necesarias para dar sentido a cada frase, buen relato

    Responder
  • Rosa Candia Candia
    11 mayo, 2021 9:35 am

    Muy entretenido el relato, divertido y bien contado, bastante predecible el final de la historia. Situaciones bien repetidas que pasan, pero felicitaciones, me gustó¡¡

    Responder
  • Ligia Alvarado
    11 mayo, 2021 6:54 pm

    Relato creativo de una situación poco decorosa, pero que está tratada en forma entretenida y refinada.
    Me gusto, felicitaciones Patricia

    Responder
  • Luis López
    14 mayo, 2021 7:12 pm

    Ingenioso cuento y bien escrito. Me sacó varias carcajadas.

    Responder
  • Francisco Antonio Bustos Ubeda
    15 mayo, 2021 5:54 pm

    Un chascarro narrado con mucha sutileza, sin que que ella pierda su encanto de fémina enamorada

    Responder
  • Elena Araya
    17 mayo, 2021 2:02 am

    Me gustó el relato. Bien contado,livianito y divertido!!
    ¡¡Menos mal que nunca sentí esas maripositas!! Jajajaj

    Responder
  • Susana Vega Araya
    23 mayo, 2021 6:38 pm

    Patty, me encanta la soltura con que escribes, la facilidad en que relatas tu cuento , casi como una vivencia, lo que lo hace mas divertido aún
    Creo que logras divertir al lector e imaginar el entorno con tanta realidad que solo me queda aplaudir tu ingenio
    Bravo

    Responder
  • Me gustó, un final inesperafo. Felicitaciones

    Responder
  • ¡Qué bueno, Patricia! ¡Me encantó! Entretenido y bien contado. Me hizo reír.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú