Imaginemos que el hombre no existe, por Jotacé Sánchez

  1. Inicio
  2. Relatos
  3. Imaginemos que el hombre no existe, por Jotacé Sánchez
Etiquetas: , , , ,

Loading

     ¡Cómo le va, señora linda! Ya estamos este viernes nuevamente acompañándola en su hogar, junto a Dj Viril en los controles. ¿Quiere llegar a un orgasmo potente, explosivo este fin de semana?  Póngame mucha atención, deje todo lo que está haciendo y suba el volumen de la radio porque le voy a dar algunos consejos que después me va a gradecer. Acuérdese de que yo le dejo tarea para que usted practique y el lunes, bueno, el lunes nos reuniremos nuevamente para que conversemos acerca de cómo nos fue. Empecemos de inmediato entonces con este mail que nos envía Frida desde Pueblo Seco: “Soy una fiel auditora de su programa, lo escucho todos los días y mi pregunta es ¿por qué no puedo lubricar cuando tengo relaciones sexuales?”. No me comentas tu edad, Frida, pero si no tienes problemas hormonales, la baja lubricación ocurre cuando no logramos excitarnos del todo, cuando estamos un poquito distraídas, cuando los juegos previos están siendo muy rápidos. Para solucionar eso puedes hacer dos cosas. Si no hay mucho tiempo es recomendable utilizar un lubricante artificial, que es un juego de pareja excelente. Si tienes tiempo, entonces debes preocuparte de invertir mucho más en el tema de los juegos previos. ¿Quieres saber cuál es el mejor juego precoital, Frida? Escuchen muy atentamente amigas en sus casas que esta va a ser la tarea que les voy a dejar.  Tienes que tomar a un hombre, cualquiera, a uno que más o menos te guste, y construirlo completamente a tu medida como se construyen todas las cosas: con un palo y una piedra.

     Veamos, Frida, cómo te explico esto y ustedes mis señoras en sus casas vayan a buscar un cuaderno y un lápiz.

     Imagínate que vamos a tomar, por ejemplo, a Rosita, una mujer buena moza que está buscando pasar la noche con algún hombre. Puede ser alguien desconocido, el novio, el marido, el amante, el compañero de trabajo, da lo mismo. La cosa es que Rosita va a ser nuestra modelo ¿ya? ¡Ya pues! Supongamos que Rosita está soltera, separada, que tiene treinta y nueve años, trabaja como profesora de biología en un colegio y le gusta salir a tomarse unos traguitos después del trabajo… ¿dónde? Pues dónde va a ser… en Avenida Los Constructores 0345, pub-discoteque El Ensueño… recuerden que, si dicen que van de parte mía, tendrán un veinte por ciento de descuento.

Hagamos pasar a Rosita al escenario de nuestra imaginación. Ahí está, sentada en una mesa del pub, tomándose un tequila margarita con algunos de sus colegas profesores. Ya se sacó la chaqueta para lucir esa figura que tantas semanas de ayuno le ha costado. Está usando una de esas poleras con tiritas que muestran los hombros, la espalda y los molestos flotadores si estás pasada de peso. A Rosita no se le ve ninguno porque es delgada, porque consume Adelgazul, el mejor quemagrasas del mercado… ¡disponible en todas las farmacias del país! Le encanta ser el centro de atención, sobre todo en la pista de baile. ¿Quién no iba a querer bailar con ella? Habría que ser ciego o bien tonto, se decía a sí misma. Por eso cuando escucha que sale por los parlantes la voz del cantante que le gusta, cualquiera… a ver, ponme algo Dj Viril… eso… reguetón viejito, los clásicos… ella se menea en el asiento, se toma dos tragos de tequila y le lanza una mirada fulminante al profesor de Lenguaje, un hombre de pelo abundante que mantiene ordenado con una cola de caballo, como advirtiéndole que no se le va a escapar esta noche.

     Lo invita a bailar. Que fluya la cosa.

     Y se siente en su salsa moviendo las caderas frente al colega, cantando todas las canciones que se sabe: “Bailando-o, lo de nosotros vamo’ a resolverlo bailando-o”. A Rosita le gusta el reguetón clásico. Todas esas canciones de Daddy Yankee, Don Omar y sobre todo esa de Tito El Bambino que dice “Cuando sienta el boom de este perreo intenso, túmbame el guille y calma”. Imaginemos que ahora está sonando esa misma. ¿Tú bailas reguetón, Frida? ¿Y ustedes, mis señoras lindas? Es un buen ritmo para trabajar, tienen que anotar esto como el primer tip para el fin de semana. Consíganse un hombre para ponerlo adelante y perrear como lo hace Rosita. ¿A quién no la enciende el perreo?

Pero algunos hombres son bien tiesos para bailar, ¿no es cierto, Frida? El profesor de Lenguaje también lo es, así que aquí va otro tip para que anoten: que no les importe que el otro no sepa moverse, ustedes hagan lo suyo no más y siéntanse ricas, como la Rosita que se le acerca al colega para rasguñarle el pecho cantando “a que te aruño, papi, a que te aruño”. No se hagan problema. Si ustedes están baila que baila y no reciben ni los azotes ni los choques de hueso que se prometen en las canciones, pues azote usted. Hay que hacerse cargo, chiquillas.

     Pero si pudiéramos ver la expresión de Rosita, querida Frida y queridas amigas, nos daríamos cuenta de que hay algo en su compañero de baile que no la estimula…  algo le falta para ella misma sentirse una perreadora de tomo y lomo bailando con un reguetonero bien rudo. Entonces ¿qué hace? Le pide que la espere, corre hacia la mesa donde está su cartera, trae sus lentes de sol y, sin preguntarle nada, se los pone para ver si se parece en algo a Wisin o a Yandel. Más o menos, piensa. Quizás con un poquito de blinblín. Se saca un colgante de mostacillas que traía puesto para dejarlo caer en los hombros del profesor de lenguaje. Y así, bailando con un tipo que lleva sus lentes puestos y su collar, empieza por fin a sentir esas cosquillas allá abajo.

     Pero no podemos conformarnos con tan poco. Debemos llegar hasta el final. A Rosita le gustan más rudos todavía. A esforzarse, queridas amigas. Rosita lo deja nuevamente solo en la pista para traer un lápiz pasta de su bolso. Le sube la manga de la camisa y le dibuja una especie de tatuaje en el brazo. Un ancla marinera como las de Popeye. Ahí sí que sí. Lentes de sol, blinblín, tatuaje, solo falta que se suelte el pelo para que esté bien salvaje cuando la agarre por detrás al ritmo de “hoy es noche de sexo, voy a devorarte nena linda”. La comezón aumenta. El cosquilleo. Pero de pronto hay un problema que puede echar todo a perder y en este punto me van a poner atención. Resulta que Rosita le suelta el pelo al hombre y, como este lo tiene crespo, le queda una mota bastante ridícula que más le da risa que cualquier otra cosa. Y con risa no hay quien se lubrique, ¿no es cierto? El serrucho, el serrucho no se olviden. Tenemos que hacernos cargo de nuestro propio placer. Es por eso que Rosita vuelve a la mesa por su vaso de tequila, se acerca al profesor, y lenta, muy lentamente, le derrama lo que le queda de trago en su cabeza, para domar esos crespos absurdos. ¡Y ahí está nuestro hombre ideal, empapado en Tequila José Gallo, el más antiguo auspiciador de este programa!

¿Te das cuenta, Frida? Rosita tiene ahora el calzón completamente mojado. Lista para invitarlo a su casa o a la de él o a un motel para tener un sexo abundante y placentero. ¿Tomaron nota, mis queridas auditoras? Muy bien. Hagan sus tareas. La próxima semana me cuentan cómo les fue, aquí mismo, en el ochenta y nueve punto cinco del dial. Ahora vamos a pasar al siguiente mail que nos envía Yolanda, desde Paso Frío.

¿Te gustó el relato?
Por favor puntúalo a continuación y visita más abajo la sección de comentarios.

¡Participa en la discusión en torno a este relato!

4 26 votos
Puntuación
Subscríbete
Notificar de
guest

73 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Eguis

Una muy buena propuesta, muy ingeniosa

Patricia

Es un relato divertido

DEISSI ANTIHUENO

jajaja me hizo reír y me llevo a la situación, ósea a imaginarlo, y claro todo esta en la imaginación.

Federico

Pues es un relato erótico-, comercial que me recordó a los relatos de Corin Tellado en Kena ¿o Claudia? En una de esas revistas para mujeres, la verdad no soy muy afecto a este género, por lo que me es indiferente

Ivan Olguín Araneda

Buen relato JC.! Tiene una forma de narrar muy interesante.
Me hubiese gustado que existiesen mas “códigos” entre la locutora y sus oyentes, esas frases recurrentes que los locutores radiales suelen tener, ya sea con el público o con el DJ.
De todas formas es un relato bien logrado.
Que te vaya bien JC! Los mejores deseos.

Ana

Divertido relato, la imaginación hace milagros!

María Angélica

Creativo muy en la onda del mercado.

José Vicente

Creativo y ameno. Su ambiente descriptivo invita a continuar la lectura hasta el final.

Last edited 21 días atrás by José Vicente
Erika Meneses Lopez

un relato bastante entretenido y divertido por los acontecimientos de Rosita

Susana Buffelli

Genial, como siempre.

Leticia

Me hizo reir el relato. Demás está decir que construyes muy buenas historias que atrapan y no se puede abandonar. El Adelgazul notable…

Marcelo Quezada

soy actor y lo leí como si fuera un monologo…. excelente

Mª Eliana Tagle O'Ryan

Un poco burdo para mi gusto. La mujer debe insinuar, pero no mostrar. Seducir, sin amedrentar. Hay que permitirle al macho la «iniciatuva». Dirty Dancing es el mejor ejemplo. Sólo música cadenciosa que tempere los ánimos y caliente el cuerpo. Lo demás se da por añadidura. Y el resultado que quede a la imaginación.
(Existe el Síndrome de Sijgrin, que afecta a la mayoría de las mujeres y que provoca sequedad en narices, ojos, boca y vagina. Para eso existen lágrimas artificiales, solución salina, agua o líquidos varios y vaselina). Ahira bien, si el foreplay es de excelencia, los lubricsntes genitales no son necesarios).

Angélica

Relato divertido, pero no es excitante

Lisseette severiche

Me encantó, es divertido,, el cuento logró mantenerme expectante para ver lo que sucedía al final con Rosita .

Gerardo Rivera

Un relato picante y simpático. Bien divertido y si se le mojaron los calzones es un apunte directo al corazón. Bien JC.

Fernando Worbis

Ligera y divertida, pero hubiera preferido tangos, aunque sean argentinos.

Pilar

Un buen relato, entretenido y gracioso. Gracias por compartirlo!

Gonzalo Lara Gómez

Este relato es para mi una suplantacion de identidad, me reservo opinar al respecto.

Miguel Angel Amaya Ventura

Excelente cuento…me transporto a cada uno de los escenarios propuestos, y con la onda radiofonica de nuestros tiempos. Original y creativa la historia, y sobre todo muy actual. Gracias y felicidades

Manuel Ysuiza Shapiama

Sumak kushichiwanchik, es quechua amazónico, digo ahí, mucho nos alegra

Diana

Hola! Me gustó mucho! En particular me gustan los relatos desopilantes y con situaciones exageradas. Es decir: si vamos a escribir para entrener, no tiene sentido crear personajes planos o que tomen acciones tímidas. En este relato, todo se exagera: el esfuerzo que hace la mujer para poder tener sexo y lo boludo (como decimos en argentina) del tipo. Eso crea una tensión que se mantiene hasta el final y en el medio, situaciones que van increscendo el ridículo de la misión de la mujer. Está clara también la idea del relato dentro del relato, con lo que todo el texto no necesita un final. Me gustó!

EDGARDO ANIBAL GARCIA

Tema bizarro, no llega a calificar como Erótica Contemporánea. Le falta el toque romántico. No queda claro el mensaje del relato. No encuentro el meta mensaje siquiera. Términos muy a lo chileno. Es temporal, es decir en unos años nadie sabrá lo que es reguetón y costumbres. No sigue la Curva de Tensión Narrativa, explicada por JC. Mal tratamiento del tema (Cortázar). Mi puntuación : 2

EDGARDO ANIBAL GARCIA

Muchas gracias JC por tu aclaración y paciencia. Sigo tus clases con entusiasmo y me aportaron mucho en el tema novela, pese a haber publicado algunas. Un lujo tenerte como Anfitrión en esta pagina. Un abrazo cordial desde Argentina.

Amelia

Fue un relato erótico, creativo de la vida real.

Doris

Relato divertido. Lo único es que no pude ubicar al palo y a la piedra

Héctor

Una buena propuestA

Fernando

Bien JC, Obviamente, mi naturaleza se inclina a buscarle otras soluciones al tema (MUY SUGESTIVO, por cierto), me resisto a aceptar al reggaetón como música, así que la parte espiritual – sensual, que debería cautivarme ya se me jodió en ese punto y donde incluso mencionas a los berreadores del género como objetos sexuales. ¿Qué tiene de malo una buena bachata? Y eso que no soy dominicano. De alguna manera el tipo de anuncios comerciales me remonta a la radio de los años 50-60s y me resulta evocadora, cuando aun no era reemplazada. Amén del tema, impensable por esa época y segunda razón para que me choque más el reggaetón. También me quedé con las ganas de un poco mas de descripción del hombre ideal, ya que tomaban notas para su tarea. ¡Saludos!

Agustín Ospina Sánchez

Maestro, nos va a volver pornográficos. Nos obliga s imaginarnos a esa mujer con las bragas mojadas, en espeta de que le hagas la posición del ventilador Bueno, el relato.

Hermes

Depende de gustos, particularmente no me enciende la imaginación sobre el contenido erótico. Muy suave.

María Elena Arroyo

Captura el interés del lector desde el inicio hasta el final.

Rafael Alban

Esta genial el cuento. Retrata tal cual la situación actual, todo es virtual, y cuando es real se vuelve show para las redes sociales. Incluso si lo que se muestra o como en esta historia, se hace propaganda sexual, no importa el género. Lo importante es mostrar lo que sea con tal de llamar la atención y volverse un influencer o solo para satisfacer el narcisismo personal se cae en un histrionismo barato, hasta en un buenismo pueril. Solo para satisfacer a los fans, a los likes o ganar suscriptores.

Elsa Patricia Aravena

Divertido, descriptivo que te hace imaginarte toda la situación! me recorde de un cuento que escribi hace unos 12 años , talvez te lo envíe-

Andrea

Muy interesante , 😊

Óscar Salas Gómez

Solo ‘entré’ para apuntar que el tema ‘no me jala’. Antes de la pregunta para ‘la continuación de la lectura’, recordé las ‘recetas’ por parte de los maestros de Anatomía y de Biología en el bachillerato. El enunciado introductorio NO ME ENGANCHA; el tema con tratamiento radiofónico, aunque sea invención narrativa, no me seduce.

Óscar Salas Gómez

Tras mis letras iniciales, y ya respondidas por ti, me detuve en la consideración de ‘un cartabón’ que utilizas como torero para meter al burel en la lidia. La importancia de este ‘cartabón’, paradójicamente, está en que el lector no lo advierta e inicie la lectura. Que no lo engañe yo como autor, sino que por cuenta propia ‘se engañe’, y además goce, o le importe muy poco pasársela engañado. Como lector a eso entra a la fiesta, es el papel que le toca. (Así llevo varias noches con EL RETRATO DE DORIAN GRAY.)

Héctor Campillay

Es un relato dinámico. Sobre la ficción de un relator radiofónico que habla sin pausa ni filtro.
Sobre la temática, me hizo recordar una prueba que se hizo a diez autores de novelas, debían escribir un relato sexual erótico. En casi todos los casos, el género derivó en comedia, sátira o charada, porque no pudieron escribir en serio. Tal vez no podían escribir para publicar algo que para muchos es un acto privado. No podían separar el personaje del autor.

El remate del relato es simplemente el corte natural que el personaje locutor da a la consulta en su programa.
La ficción dentro de la ficción echa a andar otras expectativas que no se pueden alimentar más allá de la imaginación.
La narración es suficiente para incitar el morbo. Creo que cumple con el género.
Lo siento por el resto del planeta, pero a los chilenos nos parece muy gracioso.

Hay incoherencias, ese baile debió durar mucho, con tantas idas y venidas, disfraces, tatuaje , peinado y despeinado. Pero como es sólo un ejemplo ficticio de un locutor ficticio, para una consulta ídem, entonces no se puede exagerar en la crítica.
Buen ejercicio.

María Gloria Fernández

Me encantó. El recurso del especialista para la segunda persona. La publicidad intercalada y como parte del tema. Genial

Juan Manuel Trejo Contel

Yo soy muy crítico. El relato es interesante y permite un poco la crítica. En primer lugar se observa que de indirecto cambia a directo, de singular a plural. No sé sabe bien a quien se dirige si a Frida o a las demás. No sé porqué incluye a Rosita y a los demás personajes, si Frida misma es un buen ejemplo. Hasta aquí ya se había atraído la atención y después baja el interés, se vuelve plano. Se incluyen muchos detalles que no tienen razón de ser, incluyendo propaganda de un pub y de un producto para adelgazar. Lo único que requiere Frida es que le digan cómo mejorar su lubricación y son buenos tips el uso de un lubricante y juegos previos. Pero sería conveniente conocer su edad primero. Se ve que la locutora no escucha a su audiencia. Si bien Rosita se divirtió no sabemos si el resultado fue bueno para Frida.
Muchas gracias Jotace por esta oportunidad de colaborar un poco. Y saludos a mis compañeros. Suerte!!!

leo mendoza

siempre los relatos estan asociados a lo elemental, el sexo o la cosa fisica…Es que no hay real imaginacion para redactar una obra con elementos que gatillen sensaciones, sentimientos o reacciones ajenas a lo mas basico? Es acaso necesario relatar textual y explicito los detalles ? Y que hay con el uso del idioma en forma diferente.

LUIS GERMAN

El blá blá del locutor no tenía poesía, no tenía sentimientos, se sintió vulgar… solo falto decir -al sentir su vagina lubricada, su lascivia mirada fue directa al pene del hombre…

Ivonne Andrade

No sé si me gusto, o quizá es una muy buena historia por eso mismo, en lo personal me repelen los programas de radio donde un hombre da concejos burdos a mujeres cuando ellos no conocen nuestro cuerpo, vamos! peor nuestra mente, en medio de toda la historia me puse muy tensa por el personaje ficticio del profesor, ahí como un objeto y a Rosita como una mujer insatisfecha buscando como hacer para lograr su acometido, acá en Ecuador había, bueno quizá todavía exista radio Canela con un contenido similar, siempre que me subía al colectivo odiaba que los conductores la ponían y se regodeaban escuchando esa radio, bueno no soy a fin a ese tipo de contenido, pero ese es el debate no,,,,hay para todos los gustos. JC quizá tu historia es tan buena que me incomoda igual que radio Canela.

Laura

Divertido, rápido y audaz. Leyéndolo fácilmente nos sentimos una auditora de la radio más! La descripción de los distintos «recursos» que saca a relucir Rosita va en un crescendo excelente.
También la indicación que cada mujer debe hacerse responsable de su propio placer es una «invitación» muy buena.
Fantástico locutor!

Mª Eliana Tagle O'Ryan

Hay tantos factores que desmenuzar. A algunos hombres, jóvenes en general, les complace que la iniciativa sea por parte de la mujer. Quizá también a algunos de más edad. Yo soy chapada a la antigua (77 años) y prefiero insinuar, poner el cebo y esperar a que el pez muerda el anzuelo. Me sé atractiva, con «allure» y, hasta el momento, con buenos resultados.

Sonia Delgado Briones

Buen relato, me mantuvo espectante todo el rato para saber el desenlace, Rosita hizo de todo, pero… Lo logró? Buena tarea para la casa, todo un reto.

Guillermo Chávez

Amigo Jotacé, de un espacio radial obtuvo una fascinante fantasía. Mi admiración…

Celina Arce

Buenas tardes. Estuve escuchando al comunicador de un programa faranfulero de una radio local de un pueblo. La voz clara de un hombre de mediana edad, sin muchas aspiraciones, haciendo alarde de una experiencia erotica que no tiene, disfrutando de su precaria audiencia. Reconocí a Frida y hasta me ubiqué geográficamente en Pueblo Seco 😋 ¡Me encantó! 👏👏 Saludos cordiales ⚘️

Celina Arce

Buenas tardes nuevamente. Me sorprenden ciertos comentarios… Entiendo cuestionable hasta ¡la gramática, la sintaxis! y obviamente el estilo, que puede gustarme o no, pero… ¿los personajes? Cuestionar la creatividad de un autor es censurar y limitar… Siempre es todo mi privilegio accesar a lectura variada, con personajes diferentes, en una gama de situaciones inimaginables. ¡Gracias!

Calos N. Zeña Quépuy

Netamente imaginativa. Muy pública y también desagradable para las intimidades

IlsaMaria Beltrán Cifuentes

A mí la verdad no me gusta la literatura erótica, ni el reguetón, ni esos cantantes, total creo que no puedo ser muy objetiva.

JOSÉ GUADALUPE

Divertida narración…
Adornada con los comerciales…
En el aspecto sexual como en el alimenticio, cada quien es libre de buscar la manera para que los efectos sean placenteros… Bien por Rosita… mal «el macho» que no se empeñó mucho.
De llegar al momento culmen del acto, podría haber frustración para Rosita… Ojalá no me encuentre con ella, tal vez no le dé el ancho… JAJAJAJAJAJAJA!!!!!

SALUDOS

Nancy

Divertido

Menú
73
0
Me encantaría leer tu comentario.x