Vivan los novios, por Rocío Sánchez

  1. Inicio
  2. Relatos Taller Creación Narrativa
  3. Vivan los novios, por Rocío Sánchez
Etiquetas: , ,

¡Bravo! ¡Bravo! mira lo radiantes que vienen, tan felices y emocionados, se merecen toda la felicidad del mundo, se merecen el uno al otro, no hay duda de eso. Besos y abrazos, fotos, felicitaciones, adelante, pasen… No sé en qué momento se me ocurrió decir que sí. Yo debería estar lejos, muy lejos… o en mi casa por lo menos. Sí, Jorgito, gracias, que bueno que te gustó la fiesta, que rico que a su señora también… No sé qué se cree este cara dura, hace dos noches estaba muerto de curado en mi cama llorando arrepentido, diciéndome que no quería casarse, que ella no lo hacía feliz como yo, y ahora me agradece por la fiesta. Sí, amiga, de nada, costó pero salió ¡hasta que te casaste! … Otra cara dura, nos llamó con las chiquillas a las 2 de la mañana la semana pasada también como tagua llorando desesperada porque no sabía si estaba haciendo lo correcto, Jorge no era el hombre perfecto. Puff… para nada perfecto, pero Carlita, amiga… tú tampoco, ¿o se te olvida el racimo de cuernos que tiene Jorge desde que viajamos a Brasil? Sí po amiga, Rio guarda secretos, y ¿todavía te ves con tu compañero de trabajo?

Oh, es la hora del vals. No me mires así Jorgito, no es mi culpa que a tu señora también le gusten nuestras canciones. Te acuerdas de esos carretes ¿cierto? Sí, te acuerdas. La pasábamos bien, demasiado bien, lástima que me jodieras con la Carla. Todavía me re juras que no fue así, que nosotros habíamos peleado y estabas curado y bla, bla… en fin, lo superé. Aunque hubiera preferido que Jorge cumpliera con la regla de no meterse con las amigas de la ex y que Carla cumpliera con eso de no meterse con los ex de las amigas, todo hubiera sido perfecto. Pero no, este es el mundo real, ellos no respetaron y yo no he superado nada. Volvió tantas veces a buscarme, tanto tiempo y esfuerzo desperdiciado rearmando al esperpento mamón solo para que volviera con su Carlita, mi amiga de toda la vida que me quitó sin asco a mi pololo apenas tuvo la oportunidad. Esto se va a poner bueno.

Hora del brindis, no te olvides de las copas especiales… sirve esas mientras yo sirvo la de los novios. Unas gotitas de magia y listo… llévaselas, sin equivocarte. Todas me preguntaron para qué copas especiales, si con una cintita bastaba. Uh, ahí va, eso, hasta el fondo. No me mire tanto señora, su hijo se lo buscó. Esa mujer me odia desde que la pillé hablando muy melosa y sonriente con su vecino, tonta no soy señora yo sé en qué ha estado todos estos años. Sospecho que ella tuvo que ver con que Jorge se quedara con Carla y no conmigo, mentiroso, hipócrita y mamón… una joyita. ¡Rápido! Llévenlo al baño… va a vomitar… mucho, mucho, no, no… no te rías y menos ahora que te mira la vieja hipócrita. A mí no me digan nada, quién sabe qué comió antes de venir al matrimonio o capaz que solo está nervioso.

Ya me duelen los pies, me voy a sentar en este rinconcito. No sé para qué acepté ayudarla con la fiesta, sé que Jorge no quería, pero aquí estamos. No pueden negar que les conseguí un muy buen precio en el banquete y el salón de eventos. Y tienen que reconocer que la decoración está impecable, la comida está rica y los invitados la están pasando bien. Me voy a ir al infierno de todas formas.

El pastel es hermoso, tan contenta mi amiga, hace contraste con la cara de destruido de Jorge, que pena que se enfermara justo ahora. Mírenlos, que lindos se ven cortando el pastel juntitos como uno solo. Apúrate, prepara el brindis… yo les sirvo el espumante… la estamos pasando increíble ¿cierto?… otras gotitas de magia y listo. Hay varios discursos y yo también tengo el mío ¡Salud! Uy.. amiga, te mareaste tan rápido. No me mire señora, no me deja disfrutar el momento. ¡Vamos a bailar! Capaz que así se le pasa la curadera a la novia…

Sí, claro que bailo con el padre de la novia y con el padre del novio, y con los padrinos del novio, el único que no quiere bailar es el novio. Está pálido como pantruca y la novia no puede estar más prendida, tan contenta ¡Gózalo amiga! Sí, bailemos todas juntas… déjalo todo en la pista amiga… no, no, no… no te subas la falda que el fotógrafo anda rondando, esperemos que saque buenas fotos, ¡Levántate del piso Carla! ¡Bájate de la mesa! ¡Cuidado con el vino, tu vestido! Chuta, ya voló la liga… ¿y el ramo? Se perdió. No me miren a mí… no puedo hacerme cargo de todo, además, mírenla, no está ni ahí con que jodió el lanzamiento del ramo y la liga ¡ella quiere fiesta! El fotógrafo parece paparazzi, me va a mandar todas las fotos después…

Bueno, ha llegado el momento, es casi hora de irme. Sí, amiga, tengo que tomar el avión en un par de horas. Sí, no hay vuelta atrás, la beca está lista… No llores… obvio que vamos a mantener el contacto, me llamas cuando quieras… también te voy a extrañar, me alegro de que te haya gustado la fiesta que te preparé… también te quiero amiga. Vamos a ver si a alguna le quedan ganas de llamarme después de la última sorpresa y, si me llaman, no va a ser una conversación agradable.

Listo, los sobres están en sus manos y el DJ sabe lo que tiene que hacer, es hora de desaparecer. Mmm… que agradable está la noche, hacía tanto calor ahí dentro, me encanta la brisa fresca y salina de la noche, voy a extrañar los veranos en Iquique. Ahí se oyen los primeros gritos. Las fotos de Jorge conmigo en la cama deben haber sido demasiado para Carla y las fotos de ella disfrutando a los brazucas también debieron impresionar mucho a su esposo, aunque probablemente no tanto como los mensajes con su compañero de pega. Desearía haber tenido tiempo para grabar un video de la suegra hipócrita con el vecino, eso habría completado el circuito. Me hubiera gustado ver las expresiones de todos cuando vieran los videos que preparé, pero no soy tan tonta como para exponerme a eso. Córrete ramo perdido, es hora de huir por mi vida.

Entrada anterior
Fortunata, por Ronnie Ramos
Entrada siguiente
El puente, por Iván Olguín

¿Te gustó el relato?
Por favor deja tu comentario.

22 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú